Buscar
  • Giancarla Marisio

Dile NO a las etiquetas




¿Déficit Atencional?, con o sin hiperactividad. ¿Oposicionista Desafiante?. ¿Trastorno de la conducta?. ¿Ansioso?. ¿Mal educado?. ¿Rebelde?. ¿Despistado?. ¿Trastorno generalizado de la conducta?. ¿Trastorno del lenguaje?. ¿Mamón?. ¿Llorón?. ¿Gritón?. ¿Desordenado?...

Y podría estar mucho tiempo pensando y escribiendo el sin fin de etiquetas que le ponemos a nuestros niños durante el día. Desde nosotros los padres, los doctores, psicólogos, colegios, sus pares...

Pasa a ser lamentablemente para muchos una forma de pensar y de vivir. Lo cual estoy en total desacuerdo. Y los escribo con puntos en el término de cada etiqueta, no así comas, como podrías haber notado y es justamente para que sean leídas con el sentido real de lo que significa, para el niño, no para ti. Algunas de estas tienen un término psicológico o médico y hay otras que las utilizamos comúnmente dentro del vocabulario personal.


¿Haz pensado alguna vez como se siente tu hijo o el niño que tienes frente cuando le dicen que tiene Déficil Atencional?. Hacen que se sienta distinto al resto, no normal. Y el ya se siente distinto, no por que tu le digas, sino desde mucho antes, el quiere aprender y su atención no se lo permite hacerlo de manera tradicional, y se esfuerza de verdad que si y su esfuerzo en oportunidades no funciona. Lo pasan pésimo.


Es inevitable que influenciemos en las creencias de nuestros hijos, y en esa creencia está el SER. Todas las etiquetas involucran al ser. Y lo hacemos ver ante ellos como si ya no hubiera salida. Y si tu lo ves así, ¿como le da lucha tu hijo?, ¿Con que fuerza pelea por encontrar una felicidad en el día a día?, si donde va es tildado.


Las creencias son nuestra realidad y las vamos formando desde que nacemos gracias a todo nuestro entorno. Si crezco creyendo que soy desordenad@, malhumorad@, pesad@, distraid@, con poca dedicación etx, eso lo que nuestros niños creerán y perderán la lucha a veces incluso antes de intentarlo. Con la Programación Neurolingüística y la Hipnosis podemos encontrar nuestros recursos para vivir el día de la mejor forma y desde aquí darnos cuenta de que nuestros hijos pueden y ellos mismos no solo se darán cuenta, sino también sentirán comprobando que SI HAY SALIDA, no solo 1, pueden haber tantas salidas ellos quieran que hayan. Aquí es cuando se empoderan de su propia personalidad, arman un puzzle y comienzan a desenvolverse como realmente les gusta y más les gusta cuando ven resultados.


Hoy de adulta podría decir... ¿pero como?, ¡Sean libres!, ¡No dejen que otros les digan cosas y menos permitan que eso influya en su manera de pensar!. Y Bueno eso surge dado a que crecí, dejé de ser niña y con el tiempo y lo que ello involucra entendí que puedo tener mis propias creencias... pero recuerdo con fuerza las muchísimas veces que dijeron cosas malas y feas de mi y me etiquetaron de muchas formas. ¿Eso me ayudó a ser como soy?, no tengo la respuesta, solo creo que fue innecesario.

Les dejo un cuento de una historia real. Y aquí preguntarte: Sin importar la edad, ¿Que quieres crear en tus hijos? :


Hubo un día un niño el cual era para la clase muy lento, con poca memoria en su forma de estudiar, rechazaba practicar deporte, aislándose. A los 16 años fue rechazado en una primera prueba de acceso a la Escuela Politécnica de Zurich por sus malos resultados en letras. Pese a ser excelente en matemáticas y física, era flojo en francés. El lugar nuevo en done vivía no le interesaba conocer dado esto no le dedicaba el tiempo necesario a su idioma y a su geografía.

A los profesores en aquellos años no les gustaba la lentitud de aprender de este niño por ende no les gustaba hacer clases con el expresando: "este niño no llegará a ningún lado"

Albert Einstein, era el nombre de este niño. Años después el padre de la teoría de la relatividad dejó para la posteridad una de sus frases más llamativas : "La educación es lo que queda después de que uno ha olvidado lo que aprendió en la escuela"


Otra historia:

Un día llegó un niño a casa con una carta entre las manos.

-Mamá, el director te envía esta nota, me dice que solo puedes leerla tu.

Su madre toma la nota y comienza a leerla, su cara sin gesticular y al final esboza una sonrisa le dice: "Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted". Desde hoy, te enseñaré yo, querido hijo.

Feliz el niño comenzó a estudiar en casa con su madres día a día. Pasado el tiempo, los años y convirtiéndose en quien fue, su madre fallece. Ese mismo día, encuentra su caja personal donde ella guardaba sus pertenencias y secretos, al abrirla ahí estaba aquella nota de tantos años atrás, la cual al leerla, este hombre cae en llanto... "Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela."


Thomas Edison, fue este niño, reconocido inventor quien a los 10 años gracias al apoyo de su madre en vez de creer lo que sus profesores le dijeron, lo empoderó y ayudó a creerse el cuento entregándole la libertad de escoger quien el quiera ser en SU propia vida. Y NO quedarse en la etiqueta.


Empodérate, empodéralos

Nos leemo

17 vistas

© 2019 ALMANDO todos los derechos reservados 

  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn